La Cripta

La Cripta

“Erepublik pone a tu disposición una auténtica vida paralela”. Sin pensarlo mucho esa sola frase había cautivado mi atención aquella noche lluviosa de abril del 2011, debo admitir que era la primera vez que tomaba contacto con juegos de este tipo. Y aunque soy reticente al registro tedioso de cuanta página de internet requiere tus datos, pues  como quien dice, me pudo más mi insaciable curiosidad, por ver que se traía este novedoso simulador. Esa noche el viejo cibercafé llamado: la Cripta, cercano al cementerio, estaba colmado de una fauna social salido de una mala copia del Bronx new yorkino. Eran más de las 2 de la mañana y me bastó echar una mirada rumbo a la salida, para percatarme de que en cada espacio de aquella vieja casona devenida a cibercafé o cuando menos un humilde intento de cibercafé. Se podían distinguir desde: emos punks, metaleros satánicos, rockeros glam, travestis, gays, raperos y por si fuera poco dos mormones sentados y casi apichonados, intentando parafrasear un pedido de comida en un español mal hablado, a una mesera gordita y cachetona con un pantalón cortó a la mitad de las nalgas.

Mire mi reloj y apenas podía divisar la hora, entre el humo del cigarro, la música estruendosa, y la poca luz que había; comprendí que el problema no era mi vista, sino el entorno intoxicante que a mi alrededor se había gestado. Fue así que con mis lentes casi empañados y después de pedir permiso y disculpas como 10 veces, a cuanto mortal se me cruzaba y me cortaba el paso, llegue a la bendita barra del cibercafé a abonar la horas de tan noble servicio, que aquel lugar me había ofrecido.

Habían transcurrido 2 minutos en la espera de mi cambio y estaba presuroso por marcharme, cuando sentí en mí oído la brisa de un susurro entre tibio e incorpóreo que me pregunta muy lentamente: “Hola guapo, ¿estás solo?” Me acomode lentamente los anteojos y mientras lo hacía, dentro de mí ya había decidido evitar todo contacto con el emisor de dicha pregunta. Sin embargo mi ojo izquierdo divisó la figura de un pálido Emo exageradamente afeminado, una extraña mutación visual entre Peter la anguila y Marilyn manson, haciéndose presente a mi lado sonriéndome.

Por su sonrisa maquiavélica de oreja a oreja pude percibir al instante, que algo más que olor a cigarrillo estaba flotando en el ambiente. La gran pregunta que me invadió en ese momento fue ¿porque yo no había sucumbido ante tales efectos alucinógenos? . La respuesta tendría que  esperar al volver a casa, ya que al instante percibí la presencia de otro soplanucas, este de semblante mucho más serio; sin reparos se abalanzó sobre el otro y cual si fuera Iker casillas besando a Sara carbonero, le chuponeo la boca.

Al parecer mi mirada no le gusto al Emo recién llegado, que me apretó la mejilla con su dedo índice el cual tenía una uña bastante grande la cual ubico sobre mi mejilla cual si fuera una daga y presionandome me pregunta:”¿os apetece unirte a nosotros  flaquito?”

Sin inmutarme lo mire de arriba abajo y tras correr su uña punzante de mi rostro le replique sin titubeos: “ Si me confesáis que con esa uña no os habéis rascado algo saliendo del baño, quizás me lo piense de aquí a un año”.

¡¡Pe…pe…pero quien cojones te crees macho!! En ese instante me empujó hacia atrás y metiéndose la mano dentro del pantalón, supuse que sacaría un arma blanca. ¿Qué podía hacer? ¡¡Mare mía!! Humo, gritos, música a todo volumen!! Joer!! Reacciona chaval! me dije a mi mismo. ¡así que coji impulso! Y tras esquivar su intento de golpe, lo tome de la polla. En ese instante el otro Emo me gritó furioso, ¡Ostias! ¡Que os follen!¡suelta esa polla ya!.

Al instante note que crecía el tumulto a mí alrededor, la cripta era un ciber de medidas reducidas y mi plasticidad física podría verse mermada ante tamaña batalla. No podía dejar correr el tiempo, tenía la polla del Emo en la mano y el  friki de su novio sujetando una cadena, cual si fuera bruce lee en operación Dragón.

Así que cogiendo valor grite: “¡¿la queréis?!, ¡Venid por ella cabroncete!”. Vosotros ya podéis imaginar la reacción…cogió impulso el Emo y soltó un cadenazo al aire buscando mi rostro. Mi estilizado abdomen, latigueo un movimiento que quebraría la pelvis de cualquier mortal. Pero gracias a que horas antes había podido follar con mi novia de 150 kilos, pues con ese  entrenamiento la tenía como, para medalla de oro en salto en alto.

Por mi visión reducida no podía darme el lujo de esquivar cosas, así que coji con violencia a un travelo del brazo y me cubrí con el… ¿os preguntareis si fue mala idea? Pues fue malísima, el travelo quedó hecho trizas y el novio del mismo…joer si vosotros lo hubierais visto, un metalero de 2 mts con pantalón de cuero y musculosa grasienta se dio media vuelta y cargado de furia exclamó:¡¡Me cago en tu puta madre!!

Y sin darme tiempo, me largó una patada; atine a soltar la polla y ponerme detrás el Emo. Nunca vi a un ser humano volar tan alto, cayó el Emo con la polla destrozada sobre la barra ¡y sin dientes!.

Aquello fue la cerilla que encendió la pólvora, un estallido en crudo de lucha libre que ni en vuestros sueños podéis imaginar. Llaves inglesas, torniquetes, judo, tae kwon do, sumo japonés, judo. Sangre y pelos en los monitores, teclados y mesas destruidas, vasos y sillas volando por los aires. La dueña del ciber gritando a viva voz: ¡Joer! Hijos de puta! ¡Que os detengáis digo!                .

Pero todo fue inútil, al instante la silencio un pene de goma que abriéndose paso entre el humo y el cielo raso del ciber se incrustó de lleno en la boca de la Doña del ciber. ¡Joer que puto asco! No me imagino de quien habrá sido ese chucky de goma, pero ni de coña me quedaba a averiguarlo.

Estando cerca de la salida, di gracias a Dios de que mi ano aun estuviera virginal. Podría decirse que solo me faltaba empujar la puerta cuando he aquí que…¡Si! ¡Emergió alguien de entre el humo y la sangre!, alguien como una especie de terminator nudista, al instante todo se detuvo, un silencio total acalló los llantos y los gritos.

Trague saliva y me persigne y fue ahí cuando sentí unos pasos dirigiéndose hacia mi…lentamente el murmullo crecía. ¿quién sería?¿a que se debía tanto miedo?…Movi la cabeza hacia mi izquierda y divise a la dueña del ciber tapándose la boca y diciendo…¡es el!¡Es Apolo!

¿Quien cohones era …? No llegue a terminar la pregunta que lo vi, ¡ahí! A 2 metros parado y erguido cual si fuera el David de miguel ángel. Un tío rubio  de músculos aceitado y bronceado caoba, abdomen tallado cual si hubiese sido cincelado por los Dioses del Olimpo y un penekini que dejaba al descubierto sus glúteos duros y firmes, que era la comidilla de los murmullos y la saliva de las escasas mujeres que aún quedaban en el lugar.

Me miró fijo mordiéndose los labios,diría que me desnudo con la mirada de arriba abajo.Y tras una breve pausa retocandose su pelo, con vos de marica libidinoso me dijo:”hola juapo,¿así que os llamáis Zeus?.

No sabia que hacer,estaba cansado y solo deseaba llegar a casa y entrarle al rico guiso de mondongo y poroto que hacia mi gorda cada noche.Así que opte por una salida diplomática…levante mis manos,lo mire con cara de conejo bebe y le dije:”Venga hombre,que no tengo nada contra vos,vine al ciber a jugar solo eso.Y pues ahora me dispongo a irme nada más.”

No se que habre dicho que en seguida empezó a reírse,mi cuerpo empezaba a sentir los efectos de aquel aire contaminado.Mire mi reloj y en eso sentí la voz de el nuevamente,pero esta vez gritando de furia.”¡yo se…yo se…capullo que tu eres el culpable de todo esto!¡os vais a sentar en mi polla y punto!.

Al instante divise cuando cojio impulso y buscando avalanzarse sobre mi,logre esquivarlo…su velocidad era de envidiar,lanzaba manotazos al aire que matarian a cualquier mortal con solo sentir el roce al cortar el viento.Si duda era una batalla de Dioses,de un lado un rubio acostumbrado a comer carne de chancho de bichos de 2 y 3 piernas,del otro un chico de noble cuna acostumbrado a las feminas de mucha carne, blancas y con proteinas.

¡Os moveis como un rayo maldito gilipollas!,esa sola frase me hizo acordar que llevaba conmigo un tàbano eléctrico de defensa.Un dispositivo portátil con la capacidad de lanzar descargas de casi 2000 mil voltios.¡Joer era ahora o nunca!,sabía que solo tendría una sola oportunidad de vencer al Dios de los anos desgarrados.

Así que espere su último golpe ¡y fue ahí! cuando divise su puño pasando a 1cm de mi rostro.Rápidamente coji un vaso con agua y se lo arroje  a la entrepierna y enviando toda mi fuerza a mis piernas me moví tan rápido,que detone la descarga del tàbano en su polla.

las órbitas de apolo saltaron de sus ojos,su lengua se retorcio mientras gritaba a viva voz saliendo disparado, cual si una bomba de aire lo succionara hacia el vacío. Y viajando a una velocidad desconocida por el aire,termino estrellandose contra un auto.

fin

Anuncios